Agua Caliente Sanitaria

El principal uso y el más económico de la energía solar térmica es el calentamiento de agua. Se suelen obtener porcentajes de cobertura solar comprendidos entre el 70% y el 80% de las necesidades de agua caliente en viviendas unifamiliares, edificios, hoteles, industrias, residencias, lavanderías, cámpings, centros deportivos, etc. Este sistema se instala conjuntamente con un sistema de apoyo tradicional que nos garantiza el suministro de agua caliente en los períodos más desfavorables. Actualmente, dado el bajo coste de la instalación, tenemos unos períodos de amortización de la inversión cortos para usos industriales (en torno a los 3 años) y a medio plazo para uso doméstico (entre 3 y los 7 años).

Teniendo en cuenta que la vida útil de la instalación supera los 20 años y que el mantenimiento es mínimo, el ahorro económico se hace patente. Además se evita la emisión de unos 500 Kg de CO2 a la atmósfera por cada m2 de colector solar.